Recambios que debemos revisar a menudo

 

 

Cuando llega el verano todos queremos tener nuestros coches a punto, supongo que tendrá que ver el hecho de que salimos más que en invierno y no queremos jugárnosla, pero claro nos damos cuenta que nos queremos ir de vacaciones y muchas veces el poner el coche a punto no es solo comprobar que los niveles vayan en perfecto estado, sino que requiere de otro tipo de cambios más importantes con los que nos duele el bolsillo. Este es el verdadero temor a llevarlo a un taller en busca de una valoración que nos diga que todo está bien y que podemos viajar tranquilos, pensamos que nos van a decir lo contrario y hay quien decide ir a la vuelta de vacaciones por lo menos después de haberlas disfrutado. Y es que no es plato de buen gusto que te digan que debes cambiar las ruedas porque están muy desgastadas, o la correa de distribución porque ya ha pasado su kilometraje reglamentario, o la batería que hace tiempo que viene dando problemas.

Claro las reservas a nuestro hotel favorito están hechas, y resulta que nos hemos acordado de todo menos de lo principal, que es sin duda llevar el coche al taller, nos encontramos ante la tesitura de decírselo a nuestra familia y de no saber muy bien con lo que nos vamos a encontrar, hace meses muchos meses que no hacemos una puesta a punto y no sabemos muy bien lo que puede pasar. Por eso es que sin más preámbulos nos acercamos a nuestro taller de confianza, queremos las cosas claras y saber si disponemos del dinero para hacer frente a cualquier tipo de cambio, evidentemente las ruedas en verano se deben revisar más a menudo sobre todo si están desgastadas, y el hecho de tener que cambiarlas hace que nos quedemos un par de días de vacaciones de menos, pero claro no podemos poner en riesgo de accidente a nuestra familia por llevar las ruedas en mal estado. A sí que decidimos hacer lo que hace la mayoría de la gente recurrir a las ruedas de ocasión que sabemos de buena tienta que funcionan muy bien y dan buenos resultados, de esa manera todos salimos ganando, al coche se le cambian las ruedas por otras en un estado mejor, nosotros nos vamos de vacaciones sin perder ningún día, y te ahorras la bronca de tu mujer que es sin duda a lo que más le temías.